Posts Tagged ‘ China ’

Lugares donde pasar el resto de mi vida: Paseando bajo la lluvia en el silencioso Palacio Cultural de los Trabajadores en Beijing

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Beijing, la calma tras la tormenta

Vuelve la traicionera lluvia a nuestro día a día por lo que hoy viajamos a un lugar al que estos días lluviosos le sienta muy bien: por los increíbles reflejos que se crean, por la tranquilidad que rezuma el espacio y por los olores a flores que inyecta en el ambiente.

Cerca de la Ciudad Prohibida en metros pero muy lejos en agitación se encuentra el Palacio Cultural de los Trabajadores de Beijing.

Tras ese nombre tan rimbombante se encuentra uno de los rincones más bellos y agradables de esa ciudad.

Merece la pena dedicar unas horas a pasear, deteniéndose a contemplar sus delicados tejados, sus cuidados parques y los majestuosos interiores de sus templos. Disfrutando de este paréntesis de quietud en esta trepidante ciudad.  Llueva o no llueva, Beijing se merece una visita… aunque sea con los recuerdos que nos dejó la primera vez.

 

Palacio Cultural de los Trabajadores en Beijing

Anuncios

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: F de Frontera

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Frontera mongola

F de Fronteras

Este viaje es un abrir y cerrar fronteras como si de un pasillo lleno de puertas se tratase.

En la inmensidad del continente asiático, estas tres fronteras terrestres sirven para poner una hipotética línea de meta y salida a cada uno de los tramos.

Comienzas abandonando Helsinki y entrando en Rusia. El tren se detiene, varios guardias fronterizos rusos acceden al vagón, piden a los viajeros su pasaporte con el visado, la pequeña hoja de acceso completada y que identifiquen su equipaje. En menos de 10 minutos el tren vuelve a rodar, esta vez en territorio ruso.

Será la última vez durante el viaje, que entrar (o abandonar un país) sea una cuestión rápida y sencilla.

La siguiente frontera vuelve a ser la rusa, esta vez para salir de su territorio camino de Mongolia.

La realidad dice que es un proceso aburrido; muy aburrido. La leyenda habla de robos, chantajes y problemas. La verdad es que con llegar cargado de paciencia, buena compañía y algo que ayude a pasar el rato es suficiente: ni sellos de los hoteles, ni registros de las mochilas, ni preguntas. La mafia rusa prefiere acampar en las ciudades a infiltrarse en las fronteras.

Después de horas de espera y cuando por fin parece que has dejado atrás la burocracia rusa, te encuentras con la frontera mongola. Ya has sido autorizado a abandonar Rusia, ahora sólo queda que te admitan en Mongolia. Y, por supuesto, lo harán… pero antes tendrás que esperar un par de horas más, volver a completar el mismo formulario de siempre y mirar sonriente a los funcionarios que intentan encontrar semejanzas y diferencias entre la personita de la foto de tu pasaporte y tu misma.

Salir de Mongolia es más rápido que entrar, quizás para compensar las horas que estarás en la frontera China. Toca cambiar de bogies, elevando para ello, uno a uno, a todos los vagones que conforman el tren. Por supuesto, volverás a escribir los mismos datos de siempre, volverás a identificar tu mochila y mirarás al funcionario hasta que este decida devolverte el pasaporte y dejarte entrar a los aposentos de su país. En este viaje, hay tantos guardianes de las llaves como controles fronterizos te encuentras y es que, no lo olvidemos, por muy lejos que estés el Transmongoliano es un viaje que te lleva de puerta a puerta.

#Transiberiano2011 >> Trayecto Beijing – Shanghai

Tren nocturno D311. Vagón 10. Litera 27. Duración: 10 horas.

Veintisiete días después de aquel primer e inocente tren que abandonó Europa para sumergirse en Asia, tocaba despedirse del viaje más ferroviario de mi vida con un último tren, el sexto.

Huyendo de los extremadamente nuevos tren balas chinos (que tan poco seguros se habían mostrado hasta la fecha) elegimos un billete en un clásico tren-nocturno, que realiza el recorrido en 10 horas.

¿Clásico? Para nada. En la estación de Beijing nos encontramos con el más moderno y cómodo tren de todos en los que habíamos viajado.

Desde el samovar, pasando por los baños, los compartimentos, el vagón-restaurante… todo resultaba inesperadamente cómodo y confortable. Tanto que la noche pasó en un suspiro.

Tren Beijing - Shanghai

Cuando se hizo de día fuimos conscientes que a esta historia le quedaban muy pocas hojas. El tren corría veloz hacía el último capítulo. Un epílogo de pocas líneas añadido a última hora que tenía por título Shanghai y cuya última palabra no podía ser otra que fin.

#Transiberiano2011 >> Visado de China

Sin duda, obtener el visado de China es un bálsamo de tranquilidad comparado con los otros dos. Para empezar tiene consulado en Madrid y Barcelona lo que permite a más gente poder hacer los trámites en persona; segundo, lo único que tienes que presentar es un formulario que te descargas de su web (y en el que pegas una foto) y el pasaporte y; tercero, el coste son 30 euros que se pagan en metálico al recoger el visado.

Fácil, ¿verdad?

El único inconveniente es su web que, además de ser bastante caótica carece de la información básica. Encima, en los últimos meses han aparecido nuevas actualizaciones del formulario y en los foros se ha creado bastante polémica con este tema: que si hace falta llevar este u otro documento, etc.

Lo mejor es lanzarse, presentarse allí con una foto y el pasaporte, y completar los documentos que te dan (o llevar impresos los de la web ya que son los mismos). En exactamente 7 días naturales puedes ir a recoger tu visado.

Eso sí, id provistos de una buena dosis de paciencia y tiempo disponible porque las colas que se suelen formar a primera hora son bastante importantes y, además, deberás “luchar” para que tu puesto en la fila no peligre frente a todos aquellos que quieren colarse.

Documentación para el visado a China

Ya sólo queda uno… ¿sabéis cuál, verdad?

Tema burocracia: 2/3 completado

#Transiberiano2011 >> Mi biblioteca de viaje

En todo viaje tiene que haber dos recorridos que planificar previamente: el físico y el literario.
En este segundo planning hay que saber combinar la literatura de viaje con los libros de autores del país. Además de, por supuesto, guías de viaje, revistas…
Este Transiberiano ya tiene su pequeña biblioteca preparada. Una biblioteca que, por supuesto, irá creciendo según unos libros lleven a otros, según el tiempo de lectura y las recomendaciones.
De momento, estos son los libros que ya ocupan los estantes de esta biblioteca temática:

Sobre Rusia
• Diario de un viaje a Rusia – Lewis Carroll
• El doctor Zhivago – Boris Leonidovitch Pasternak
Viaje a Rusia – Joseph Roth
• El capote – Nikolái Gógol
• Siete ciudades – Olivier Rolin
• Rusia (Lonely Planet) – Peter Maag

Sobre Mongolia
• Guía de Mongolia – Svetislav Basara

Sobre China
• Historias de Pekín – David Kidd
• Pekín (Lonely Planet) -Peter Maag

Sobre el Transiberiano
• Guía del transiberiano – Marc Morte
El gran bazar del ferrocarril – Paul Theroux

Biblioteca personal Transiberiano

¿Alguna sugerencia para ampliar mi biblioteca del Transiberiano?