Posts Tagged ‘ Diccionario del Transiberiano ’

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: Z de Zigzaguear

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Tren Transiberiano

Z de Zigzaguear

Viajar a través de la ruta Transiberiana significa andar, moverse, desplazarse pero dejándose llevar; evitando la línea recta, las prisas y los atajos. Creando nuevos caminos que giren donde lo hacen los ríos, que sigan la curva de la montaña, que se paren cuando llega el lago, que vayan de un lado a otro creando ángulos perfectos para hacer esa foto que todo el mundo tiene en la memoria y que es, sin duda, un zigzag perfecto.

Si quieres hacer el Transiberiano tienes que tenerlo claro: vas a zigzaguear mucho, quizás demasiado. Porque Moscú y Beijing tenían muchas formas de unirse, pero la vía del tren no escogió la más directa pero sí la más legendaria.

Anuncios

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: Y de Yurt

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Yurt sobre un escenario nevado

Y de Yurt

Los Yurt o Ger son las tiendas tradicionales que los nómadas mongoles han empleado, y siguen haciéndolo, como vivienda habitual.

Se trata de construcciones circulares que son fácilmente desmontables y que están bien protegidas por cubiertas exteriores para proteger a los inquilinos del duro clima de Mongolia.

En su interior, se colocan una serie de camas en los laterales que sirven a su vez de asientos y, en el centro, se ubica una estufa que calienta la estancia y sirve para cocinar.

Dormir en un yurt es algo indispensable cuando se visita Mongolia y no sólo por la experiencia que supone sino porque no existe, fuera de la capital, otro tipo de alojamiento posible.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: X de X (el factor desconocido en toda ecuación)

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

El Tren del Transiberiano que nunca cogimos

X de X (el factor desconocido en toda ecuación)

Un viaje que no te provoque vértigo, que no te haga contener la respiración y en el que no encuentres mil y un cruce de caminos posibles tiene poco de viaje y demasiado de vacaciones.

El Transiberiano, por mucho que algunos usemos nuestros días de vacaciones para hacerlo, es un auténtico viaje en el que la incertidumbre, las dudas y los problemas son parte del equipaje.

Y qué puede pasar: que pierdas un tren porque no sabes leer cirílico, que confundas la hora de salida de un avión, que te roben en un metro, que te encuentres con una nevada inesperada, que se acaben los billetes del único tren que podías coger, que la ventana del vagón no cierre, que te siente fatal la leche de caballo fermentada, que no consigas un alojamiento con agua caliente, que…

Hacer el Transiberiano supone estar preparado para lanzarse cada día por una montaña rusa y dejar que sus curvas y contracurvas te lleven por donde ellas crean, y es que en este viaje los raíles nunca son rectos ni fáciles de seguir.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: W de WC

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Baño tren Transiberiano

W de WC

Cuando te pones a informarte sobre el Transiberiano y empiezas a participar en foros de viajeros te das cuenta que una de las preguntas más habituales que aparecen en estas conversaciones es sobre el estado de los baños de los trenes: si tienen duchas, si se forman largas colas para usarlos, si se limpian regularmente, si tienen papel…

Intentar aquí generalizar cómo son los baños de los trenes del Transiberiano es tan ridículo como hacerlo sobre el estado de los aseos de los bares de una ciudad.

Depende del tipo de tren, de la provodnitsa que esté al cargo y de los compañeros de vagón que te toquen en suerte.

Pero, una advertencia: si vas a realizar el Transmongoliano tu preocupación no tienen que ser los WC de los trenes si no los que te encontrarás en Mongolia… y allí (desgraciadamente) sí que se puede generalizar.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: V de Visado

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Visado ruso, mongol y chino

V de Visados

El tema de los visados ha sido uno de los más tratados en el blog.

Ver cómo gestionar el visado ruso

Ver cómo gestionar el visado mongol

Ver cómo gestionar el visado chino

No viene al caso volver a explicar aquí su importancia y la dificultad para obtenerlos.

Son una necesidad del viaje, más o menos molesta, tan imprescindible como tener el medio de automoción que te lleve al punto de origen desde el que comienza la ruta o una mochila/maleta en la que cargar tus cosas. Pero, también, son un curioso souvenir que gusta conservar para, una vez finalizado el viaje, poder volver a viajar a esos lugares al pasar una y otra vez las páginas de un pasaporte que se ha convertido en el mejor libro de viaje posible.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: U de Ulan Bator

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Amanecer desde el tren en Ulan Bator

U de Ulan Bator

Hay una parada que no está en la ruta del Transiberiano sino en la del Transmongoliano: Ulan Bator (Mongolia) y cuya existencia determina, en buena parte, la elección de uno u otro recorrido.

Aunque el término Transiberiano suena más romántico y legendario que el de Transmongoliano, mucha gente elige este segundo itinerario y esto se debe a la posibilidad de internarse en uno de los países que ostenta la mayor desproporción del mundo entre kilómetros cuadrados de extensión e información que de él se dispone.

Mongolia es una auténtica aventura y una verdadera oportunidad que hay que aprovechar si se va a hacer el viaje.

Ulan Bator, la capital, es un lugar gris e incómodo pero termina resultando la forma más sencilla de empezar a moverte por el país, eso sí, con disponer de un par de horas para pasear por la ciudad tendrás tiempo de sobra para ver los puntos de interés. Del resto de la ciudad te harás una idea en las horas y horas que pasarás en un atasco para entrar y salir de la ciudad. Por eso, si llegas a Ulan Bator en el tren de las siete de la mañana, intenta salir ese mismo día a descubrir el país y es que U.B. no es, para nada, la imagen de Mongolia que buscas.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: T de Taquilla Central de Billetes de Tren

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Mapa Taquilla Central de Billetes de Trenes

T de Taquilla Central de Billetes de Tren

Ya hay un post en el que se explicaba cómo comprar los billetes de tren desde España a través de la web y otro en el que matizaba algunos aspectos aprendidos durante el viaje sobre la compra.

Aunque ya en ese post se hablaba de la Taquilla Central de Billetes de Tren de San Petersburgo, su importancia para el viajero que realiza el Transiberiano hace que se merezca una entrada en este diccionario.

Esta Taquilla es, en realidad, un enorme edificio de dos plantas cerca de la calle más famosa de San Petersburgo: Nevski Prospekt. En esta especie de ministerio se venden los billetes de tren para todos los rincones de Rusia; eso sí, todo perfectamente burocratizado y estandarizado. Por eso lo primero es encontrar en qué taquilla venden el billete que buscas, como siempre lo más fácil es mostrar el itinerario escrito en cirílico en cualquier taquilla y confiar que la persona que lo lea tenga a bien enviarte al lugar correcto.

Hay cientos de ventanillas tras las que unas funcionarias se pasan horas y horas esperando clientes. En la única ventanilla que encontré cola fue, casualmente, en la que yo tenía que sacar los billetes. Había 4 personas delante pero al tratarse de ser gente enviada por agencias de viajes, cada una de ellas tramitó muchísimos billetes por lo que la espera allí se prolongó durante un par de horas… mientras a nuestro alrededor todas las taquilleras seguían inmóviles, sin nada que hacer, esperando que fuera la hora de salir.

Si nos olvidamos de la cargante burocracia rusa ¿por qué merece la pena pasar por Nab kanala griboedova 24 a comprar los billetes de tren si se está en San Petersburgo? Por dos razones importantes:

–       Venden billetes internacionales que no son posibles de adquirir por la web; por ejemplo, los trenes que llegan a Mongolia.

–       Es posible adquirir los billetes con más de tres días de distancia mientras que en otras estaciones rusas no es así.

Y, si se tiene suerte, siempre puedes encontrarte con otros viajeros que te den conversación y te amenicen la espera como, en nuestro caso, fue encontrarnos con Tobias y Carolin, dos alemanes recorriendo el mundo de casa en casa, y con su anfitriona en Rusia que, además, nos ayudó muchísimo en la compra de los tickets.