Posts Tagged ‘ Fútbol ’

Argentina y Chile en tránsito :: Día 28, una ciudad, un barrio

Hay ciudades que están muy unidas a la imagen y personalidad de un barrio. Sin duda, Buenos Aires se define en el imaginario popular por la esencia que el barrio de Boca deja.

Graffiti en el Barrio de Boca

Casas de colores, tango y fútbol, ¿falta algún tópico? Lo dudo.

Cancha del Boca

Alertados como estábamos de la “peligrosidad” de Buenos Aires y de este barrio en concreto, tomamos un taxi para ir hasta allá. Una vez allí, nos dimos cuenta que con sentido común no hace falta tomar más precauciones que las que son necesarias en cualquier ciudad: cuidado con las carteras en las zonas donde se reúnan multitudes, evita zonas desconocidas cuando se ponga el sol y no llames la atención en exceso. Pero, al menos, en noviembre de 2012, mi experiencia fue que tanto Buenos Aires como Boca son lugares tranquilos y seguros.

Pintada en el Barrio de Boca

Boca no tiene nada que ver sino que son calles para pasear y perderse. Sin duda, hay que andar por Caminito, recorrer la calle Olivarria, visitar La Bombonera y la Fundación Proa… pero los mejores rincones los encontraréis en los lugares más insospechados del Barrio.

Caminito, Boca

De Boca salen varios buses que te llevan al barrio/zona denominada Microcentro donde, además de estar los edificios gubernamentales, están otros lugares de interés que merecen recorrerse como Edificio del Correo Central, las Galerías Pacífico, el Cabildo, el Palacio Municipal, la Casa Rosada, la Catedral Metropolitana, la Farmacia de la Estrella, la Librería de Ávila (que es la más antigua de la ciudad) o la Basílica de Santo Domingo.

Plaza de Mayo y Casa Rosada

La suerte (y un poco de planificación) hizo que nuestra visita a Buenos Aires comenzase en jueves: día en el que se reúnen las Madres de la Plaza de Mayo. Todas las tardes a las 15:30h se congregan estas luchadoras para seguir recordando la memoria de quienes perdieron la vida por no pensar igual que el Dictador Videla. Su lucha no debe empañarse por vinculaciones políticas que de un tiempo a esta parte se hayan podido crear: se merecen el abrazo y el aplauso de todos nosotros.

Madres de la Plaza de Mayo

Y como al día aún le quedaban horas, seguimos visitando el Barrio de Congreso donde está el Teatro Colón, el Palacio del Congreso, el Palacio de las Aguas Corrientes, el famoso Café Tortoni, la gigantesca Avenida 9 de Julio o la Avenida Corrientes.

Palacio de las Aguas Corrientes

Una visita que no puede faltar en Buenos Aires se encuentra en la Avenida de Santa Fé y se trata de una librería, pero no una cualquiera, una de las más espectaculares que se pueden encontrar en el mundo: la Librería El Ateneo que ocupa el lugar del antiguo Teatro Gland Splendid. No os lo podéis perder.

Librería El Ateneo

Para que no faltase de nada, este día estaba convocada una cacerolada-manifestación masiva contra las políticas del gobierno de Cristina Fernández. No hacía falta ir al Obelisco, en todas las calles de toda la ciudad los bonaerenses salieron a la calle con sus cazuelas para reivindicarse y dejarse oír. Espectacular el grito reivindicativo que ensordeció Buenos Aires esa tarde.

Tras recorrer el barrio que da imagen a Buenos Aires, aplaudir a las Madres de la Plaza de Mayo, comer en el café London donde Cortazar escribía sus novelas, descubrir una de las librerías mas bonitas del mundo, unirnos involuntariamente a una cacerolada… aún tuvimos tiempo para ir a un show de Tango. Nuestro conocimiento del baile era (y es) bastante nulo así que nos dejamos asesorar y terminamos en Complejo Tango. Seguro que hay sitios más auténticos para disfrutar del Tango callejero pero como primera toma de contacto nos pareció muy buena.

Demostración de Tango

Y ya sí que sí, el día terminó…

 

 

Argentina y Chile de la A a la Z: F de Fútbol

Fútbol: Con la efe de fútbol o con la efe de fe, en esta nueva entrada del diccionario ambos términos tienen mucho en común.

Y es que en Argentina la pasión deportiva se convierte en un sentimiento más cercano a lo místico e irracional que a una simple afición.

¿Qué significa en ese país los colores de un equipo o un choque de once contra once? No lo sabemos. Ni siquiera en España, nación futbolera donde las haya, nos acercamos a la vehemencia que se siente allí por este deporte.

Mural futbolero en Boca

Y si el fútbol es una religión, Maradona es su dios… y parece que Messi es el nuevo profeta; ese que guía las conversaciones en los cafés y en los taxis; el que llena de camisetas con su nombre la ciudad, el que sirve de modelo y aunque con cara de ángel también tiene su parte de diablo, ese que lo da todo fuera de la que es su patria. Se le quiere, se le odia pero, sobre todo, se le admira.

Para explicar el fútbol en Argentina haría falta un diccionario entero o, más bien, una enciclopedia ilustrada.

Porque allí no se ve fútbol. En Argentina se piensa, se respira y se suda fútbol. El viajero no tardará mucho en darse cuenta, en sentirlo, en dejarse llevar por este sentimiento pero raramente lo terminará de entender. Esa es la magia de esta entrada: como el fútbol convierte algo tan pagano como un grito de euforia en una auténtica oración.

Argentina y Chile de la A a la Z: C de Conversaciones

Conversaciones: Entrar en una tienda, tomar un taxi en Argentina, esperar en una parada de autobús, sentarte en un café… actividades rutinarias que en Argentina tienen un denominador común: la conversación. El silencio en este país no está bien valorado, se lleva saber, conocer sobre el otro, intercambiar puntos de vista.

Hablarás de Messi y Simeone. De su crisis. De la nuestra. De la madre de los políticos sin distinción de nacionalidad. De los porteños cuando no estés en Buenos Aires. De los provincianos cuando estés en Buenos Aires. Hablarás de libros, guerras y premios. De tu viaje; de los suyos. De aquellos primos que tienen en la España. De cómo eran antes las cosas antes De lo cara que está la vida. Del frío que hace o el calor que agobia. Del presidente de EEUU y de la política chilena. De cuando Aerolíneas era de Iberia y de YPF desde que ya no es de Repsol. De Joaquín Sabina. De los Kirchner. De cómo son los argentinos. Del periodismo que se vende a un gobierno. Del machismo. De las costumbres… Y, cuando hayas cubierto todos estos temas, volverás a hablar de fútbol.

Y, entonces te darás cuenta, que llevas media hora para comprar una botella de agua; que no has podido ni abrir la guía durante el trayecto en taxi como habías pensado; que se ha formado un corrillo a tu alrededor en la parada del autobús y que el camarero está sentado en tu mesa narrándote la última proeza de Messi. Y en ese momento serás consciente de que lo mejor de Argentina nunca va a aparecer en tus fotos porque está en todas esas conversaciones de psicoanalista que dejas que se esfumen cuando te levantas para proseguir con tu viaje.

Mercado de Mendoza