Posts Tagged ‘ Hoteles ’

Hablando de las empresas de viaje del futuro

Ayer escribía acerca del viajero del futuro, de aquí surgieron algunas reflexiones sobre qué pide este nuevo viajero a sus viajes (y a los players que están en este sector). Aquí van 10 peticiones viajeras:

  1. Cuéntame una historia: Nadie va a Paris por la Torre Eiffel ni llega a Islandia por casualidad. Los destinos tienen que esconder una leyenda, tienen que prometer una aventura y deben haber creado en todos nosotros una imagen mental de cómo será estar en ellos.
  2. Información: Necesito saberlo todo para poder decidir. Si quieres que opte por tu propuesta dame argumentos que me hagan ver que eres la mejor opción.
  3. Alternativas: Fuera monopolios y opciones únicas. Que toda la vida se haya hecho una cosa de una determinada forma no quiere decir que se tenga que seguir haciendo así.
  4. Multiplataforma: Soy viajera las 24 horas del día ¡tengo un móvil conectado a internet! No esperes a que llegue a una agencia de viajes o a mi ordenador para que pueda ver tu propuesta.
  5. Inspiración: ¿Tienes un hotel y me quieres vender sus servicios enseñándome sólo sus habitaciones? Olvídate. Tu hotel está en una localidad, donde se pueden ver determinadas maravillas y hacer muchas actividades, ¿por qué no me las muestras? No quiero sólo un lugar donde dormir, quiero que sea una base para mis futuras exploraciones. Ginza
  6. Respuestas: Las dudas hacen que entren miedos o pereza. Tienes que estar cerca para darme soluciones a aquellos problemas que surgen antes y durante mi viaje.
  7. Lugares comunes: Los nuevos bares donde encontrarnos y charlar son Twitter, Facebook, Pinterest, Tumblr, G+… A lo mejor no estoy pensando en ti pero si nos encontramos y me cuentas algo interesante seguro que entras en mi top of mind.
  8. Pídeme feedback: Ayer decíamos que no existen dos viajeros iguales, cierto, pero saber qué opina uno de ellos sobre tu servicio siempre te servirá para saber quiénes son tu target y qué buscan en ti. Si mi feedback es bueno, podrás animarme a compartirlo pero si es malo y te interesas por mi opinión, puede que yo no necesite usar las redes sociales como carta de reclamación pública.
  9. Dame lo que te he pedido: Y cóbrame sólo por eso. Muy en la línea de lo que mencionaba Lonely Planet, estamos dispuestos a pagar por extras pero partiendo de un básico mucho más económico que hasta ahora.
  10. Sé único y haz que yo me sienta así: Innova en tu sector y consigue ser diferente, sutilmente diferente es suficiente. Y, lo más importante, haz que todos notemos esa innovación y nos beneficiemos de ella.

 

¿Alguna petición más que haya olvidado incluir? Es el momento :)

 

Myanmar: datos prácticos

Visado: Se necesita visado para entrar pero la forma de conseguirlo varía frecuentemente. Hasta el pasado 1 de septiembre se podía conseguir el visado a la llegada al aeropuerto de Yangon pero desde entonces es necesario entrar en el país con el visado ya adquirido. Para ello hay varias opciones: solicitarlo en el país asiático a donde llegue tu vuelo (recordemos que no hay ningún vuelo directo a Myanmar desde Europa), siendo lo más común Tailandia o Malasia, o solicitarlo previamente a la embajada birmana más cercana (para España lo más fácil es enviar el pasaporte junto con las fotos, formularios y el dinero a la Embajada de Berlín).
Hay una tercera forma que nadie ha podido asegurarme de su fiabilidad pero que está ahí y se plantea como una opción cómoda y más sencilla y es completando el formulario que hay en internet.

 

Viajes organizados: Myanmar en un país muy tranquilo. Con un poco de sentido común y haciendo caso de consejos obvios (tales como no intentar entrar en las zonas fronterizas prohibidas para extranjeros o no polemizar con los militares) es innecesario contratar un viaje organizado. La diferencia de presupuesto entre un viaje por agencia y un viaje por libre puede ser, fácilmente, cuatro veces más.

 

Comunicaciones: No vas a tener demasiadas formas de comunicarte con el exterior desde Myanmar, por supuesto nuestros móviles españoles no sirven para nada allí aunque, si el terminal está liberado, una buena opción es comprar una tarjeta de móvil precargada para poder llamar y estar disponible los días que pases en el país.
Otra opción es internet ya que cada vez hay más cibercafés que te permiten navegar por la red. Como los dueños son auténticos hackers son capaces de conseguirte acceso a la página que desees incluidas, por supuesto, las de correo web.

 

Alojamientos: Hay para todos los gustos y presupuestos. Desde hostel básicos donde dormir por menos de 10 euros (habitación doble, con baño y desayuno incluido) hasta resorts fantásticos que te aíslan del país (verlos no los vi pero sí me encontré con muchísimas vallas de publicidad que anunciaban los susodichos hoteles de gran nivel). Por supuesto, también existen opciones intermedias muy interesantes.
Dependiendo de tu presupuesto y tu nivel de exigencia, puedes encontrar algo acorde a lo que buscas en cualquiera de las zonas más turísticas. Fuera de allí las opciones son mucho menores y el campo para elegir se reduce considerablemente.

 

Comidas: La gastronomía birmana es poco variada pero sabrosa y no suele ser tan picante como, por ejemplo, la tailandesa. Merece la pena probar los menús cerrados que hacen en las casas de comida y en algunos hostales porque te sorprenderán lo bien que saben aprovechar materias primas tan sencillas y básicas como las que utilizan. Aún así, Myanmar no es un destino culinario a la altura de otros países del sudeste asiático.

 

Transporte: Moverte por el país es difícil, tedioso y muy largo. Como en cualquier otro viaje tienes tres ítems irreconciliables que debes plantearte en lo referente a cómo moverte:
– Tiempo: Recorrer cualquier distancia en Myanmar lleva mucho tiempo, primero porque las carreteras son pésimas, segundo porque las zonas están muy mal comunicadas y, además de que hay un número escaso de medios de transporte, siempre tienes que intentar combinar un par de ellos para completar el recorrido y tercero porque los extranjeros no pueden coger todos los autobuses/trenes que existen.
– Dinero: Moverse en Myanmar es muy barato pero, por supuesto, la diferencia entre hacerlo en avión y en autocar es muy grande.
– Conocer la cultura: Los birmanos son gente muy generosa y extrovertida y viajar con ellos es una forma genial de conocerlos más de cerca.
En el caso de Myanmar hay que añadir un cuarto:
– Compromiso: El Gobierno birmano se lleva un porcentaje de la mayoría de los transportes, por tanto, es importante encontrar (y viajar) en aquellos medios más económicos para reducir ese dinero que se lleva la Junta Militar al mínimo posible. Lo ideal es elegir medios de locomoción privados para que el dinero que dejas revierta en el propio pueblo birmano.
Si quieres coger aviones la única opción que tienes es reservarlos a través de una agencia de allí. En nuestro caso, los solicitamos a Gulliver Travels, ellos reservaron los billetes y una vez en el país se los pagamos (eso supuso que entráramos en Myanmar sin el billete de salida del país ya que volábamos directamente a Chiang Mai desde Yangon pero no fue ningún problema a la hora de conseguir el visado).

 

Planning: Los días de Myanmar fueron parte de un viaje de un mes por el sudeste asiático por lo que el recorrido no fue todo lo extenso que en un principio hubiera querido y tuvimos que ir con más prisas de las deseadas pero, aún así, la organización básica del itinerario es válida para cualquier viaje más extenso y completo:

Día 1: Vuelo a Yangon desde Bangkok
Día 2: Yangón
Día 3: Yangón (estaba prevista una visita a Bago que no llegó a producirse)
Día 4: Traslado de Yangon a Mandalay y visita de la ciudad
Día 5: Excursión a Sangaing + Inwa + Amarapura desde Mandalay
Día 6: Excursión a Mingun desde Mandalay y traslado a Bagan
Día 7: Visita a Bagan
Día 8: Visita a Bagan
Día 9: Traslado desde Bagan a Lago Inle (visita a las Cuevas de Pindaya)
Día 10: Lago Inle
Día 11: Lago Inle
Día 12: Lago Inle
Día 13: Traslado del Lago Inle a Yangon y de Yangon a Chiang Mai

http://www.tripline.net/api/tripviewer.swf

Cómo lograr en cinco años una imagen de marca perfecta y estropearla en 5 minutos

Lo queramos o no, los viajes no son ajenos al mundo de la publicidad y de la comunicación: los catálogos de viajes hacen bonitos destinos que no lo son tanto, los aviones muestran ofertas estupendas que nadie encuentra y en las playas de cualquier país siempre hace sol.
Y así, suma y sigue.
Hasta llegar a este precioso paquete que es el protagonista de este post:

Pero antes de hablar de él, miremos atrás:
En 2006 se empezó a vislumbrar la nueva estrategia de los Hoteles NH en forma de un cambio de imagen de marca: colores azul-cielo, tipografías caligráficas, imágenes alegres… Todos estos cambios intentaban posicionar a compañía hotelera como una empresa más personal, flexible y cercana.
Para terminar de consolidarse como hoteles de ocio, este año han lanzado una serie de promociones a través de social media e internet bastante interesantes.
Pues bien, tras seguir su evolución con curiosidad pero como simple espectadora este mes he tenido la oportunidad de juzgar la experiencia que ofrecen como cliente.
Todo comenzó cuando una amiga me regaló dos packs NH Selection. Un regalazo. Perfecto para hacer la escapada a Granada que tenía en mente.
El primer inconveniente vino cuando descubrí que para Semana Santa ya estaba todo ocupado y que, además, me pedían un mínimo de tres noches para hacer la reserva (de eso nadie me había dicho nada).
Aprendiendo de mis errores, decidí comprobar por internet la disponibilidad antes de hacer el siguiente intento de reserva. Entonces me encontré con el segundo problema: cuando llamé al hotel me dijeron que aunque el hotel tenía plazas, el cupo reservado a los packs NH Selection estaba completo (¿y eso del cupo de dónde había salido?).
Ya sin argumentos, llamé para reservar un nuevo fin de semana a finales de mayo (sí, dentro de 3 meses) y aunque en un principio parecían dispuesto a confirmar la reserva cuando he comentado que se trataba de un pack me han dicho que el hotel aun no tiene abierta la posibilidad de reservar para esas fechas (ups, casi).
Lo último ha sido la confirmación que no se pueden usar esos bonos en todo el mes de mayo

La imagen de los Hoteles NH es buena, sus hoteles tienen una relación calidad-precio muy alta y suele aparecer de las primeras opciones en la mente de los posibles consumidores pero… ¿qué ocurre cuando un usuario se encuentra con problemas para redimir un pack que cuesta más de 100 euros y que tiene una fecha de caducidad tope? ¿volverá a pensar en NH para un futuro viaje o un futuro regalo? ¿lo recomendará a sus amigos o conocidos?
La respuesta la sabemos todos.