Posts Tagged ‘ Viajando en el recuerdo ’

Lugares donde pasar el resto de mi vida: En cualquier calle del viejo Manhattan

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

 Nueva York y la emoción latente de sus calles  

Porque una foto es el pasaporte más directo a un destino, la que he encontrado hoy me lleva directa a recorrer cada centímetro de la impactante ciudad de Nueva York. Y es que sin dudarlo hoy volvería a dejarme golpear y embriagar por esa locura de vida inquieta que no para en ningún momento.

Volvería a una ciudad que me hizo felicidad a pesar de todos los pesares que se reúnen entre sus infinitos rascacielos.

Volvería a Time Square para comprobar si sigue causando adición la segunda vez que la visitas, a tirarme horas tumbada charlando en el sheep meadow de Central Park, a cansarme hasta la extenuación del arte que desbordan sus museos pero, sobre todo, volvería a quedarme extasiada viendo como la vida discurre por ese conjunto de calles paralelas y perpendiculares donde en cada esquina hay un nuevo espectáculo.

Manhattan desde Brooklyn

Anuncios

Lugares donde pasar el resto de mi vida: Paseando bajo la lluvia en el silencioso Palacio Cultural de los Trabajadores en Beijing

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Beijing, la calma tras la tormenta

Vuelve la traicionera lluvia a nuestro día a día por lo que hoy viajamos a un lugar al que estos días lluviosos le sienta muy bien: por los increíbles reflejos que se crean, por la tranquilidad que rezuma el espacio y por los olores a flores que inyecta en el ambiente.

Cerca de la Ciudad Prohibida en metros pero muy lejos en agitación se encuentra el Palacio Cultural de los Trabajadores de Beijing.

Tras ese nombre tan rimbombante se encuentra uno de los rincones más bellos y agradables de esa ciudad.

Merece la pena dedicar unas horas a pasear, deteniéndose a contemplar sus delicados tejados, sus cuidados parques y los majestuosos interiores de sus templos. Disfrutando de este paréntesis de quietud en esta trepidante ciudad.  Llueva o no llueva, Beijing se merece una visita… aunque sea con los recuerdos que nos dejó la primera vez.

 

Palacio Cultural de los Trabajadores en Beijing

Lugares donde pasar el resto de mi vida: Soledad en Maramures

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Maramures, viaje al pasado

Hay lugares que, a pesar de estar cerca parecen muuuy lejanos. Es el caso de Rumanía, un país europeo que no suele entrar en nuestro primer listado de lugares a visitar pero que tiene tantísimo que ofrecer que bien merece replantearse esta lista y hacerle un hueco de honor. 

En el norte de este misterioso país se encuentra la región de Maramures, una zona de paisajes naturales excepcionales salpicados por sus peculiares iglesias de madera, consideradas por la UNESCO como Patrimonio Universal. Estas edificaciones son construcciones altas y estrechas y se encuentran dispersas en las zonas montañosas del país. Descubrirlas lleva todo un día pero cada una de ellas tiene una historia y unas características únicas que hacen que reservar un día a perseguirlas merezca la pena.

Amanecer en Maramures (Rumanía)

Pero, antes de calarte el gorro de viajero que quiere verlo todo, piensa en tu despertar en Târgu Lăpuș cuando aún la niebla no se ha desperezado, y el único sonido que escuchas es el del viento al colarse entre los almiares de heno. Sin duda, la cura perfecta de calma y tranquilidad que esta semana nos pide el cuerpo.

Lugares donde pasar el resto de mi vida: En el pueblo pesquero de Cámara de Lobos

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Cámara de Lobos, atardecer en el océano Atlántico

Sentémonos en cualquiera de sus terrazas a contemplar cómo se pone el sol tras este delicioso pueblo pesquero de la isla de Madeira y olvidémonos de esta lluvia que nos encierra en casa.

Al atardecer las barcas de colores pueblan la orilla de la bahía y sus casas encaladas empiezan a teñirse de múltiples colores.

Por si las preciosas vistas no fueran suficientes, en este pueblo se come uno de los manjares de la isla: el pez espada. Imprescindible probarlo si estás por ahí.

Atardecer en Cámara de Lobos

Vamos a darnos una última vuelta por la isla antes de volver a Madrid que Madeira es uno de esos lugares en los que pasar toda la vida.

Lugares donde pasar el resto de mi vida: En el Blue Lagoon

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Blue Lagoon, relajación extrema

Después de una semana con tanto frío da un poco de pereza pensar en viajar hacia un país tan extremo como es Islandia pero si pensamos en el relajante baño que nos esperan en las irreales aguas celestes del Blue Lagoon, cuya temperatura media ronda los 40 grados, la pereza empieza a evaporarse.

Este curioso balneario se abastece de agua geotérmica de la central que se encuentra cerca (y que le da un aspecto aún más extraño al conjunto). Estas aguas son ricas en minerales como el azufre y el sílice, que es muy bueno para la piel (de ahí que se vea a la gente con los rostros cubiertos de una arcilla blanca que se recoge del fondo del lago).

Una vez fuera de los vestuarios del SPA, cuesta desprenderse de la toalla o el albornoz para introducirse en el agua debido al frío exterior pero cuando estamos dentro los músculos se destensan, el cuerpo va eliminando el estrés acumulado y la mente se relaja… ¿se os ocurre una forma mejor de acabar la semana laboral? A mí no :)

Blue Lagoon (Islandia)

Lugares donde pasar el resto de mi vida: En el monte Asahi

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Asahi, llegando a la cima

A 2.290 metros de altura, la cima del Monte Asahi – el más alto de Hokkaido – nos depara unas vistas apabullantes y una sensación gratificante por haber llegado al punto señalado.

Pero, no nos engañemos, no es la cima lo que te hace recordar ese lugar sino el trayecto que te lleva hasta ella.

El lujo es poder andar entre el humo blanco proveniente de las fumarolas volcánicas, los lagos transparentes en los que todo se refleja, las neveras perpetuas, los baños de aguas termales y los campos de extrañas flores, mientras comes los Daifukus (dulces japoneses rellenos de anko) que te ofrecen los senderistas locales.

Monte Asahi

Lugares donde pasar el resto de mi vida: En Ko Phi Phi, viendo el atardecer desde una barca

Los viernes viajamos con los recuerdos que nos dejaron lugares y momentos únicos, hoy vamos a…

Ko Phi Phi, viendo el atardecer desde una barca

¿Por qué no olvidarnos del stress de la semana, del frío que ha hecho estos días y de todo lo que no ha salido de acuerdo a nuestros planes imaginándonos viendo atardecer desde una barca en medio del mar de Andamán?

El motor de la embarcación se apaga minutos antes de despedir al sol. En ese momento, la barca comienza a dejarse mecer al ritmo de las delicadas olas. Entonces, en el horizonte comienza un espectáculo de colores que consigue que te olvides de todo lo que tienes a tu alrededor.

Vuelves a tierra en un cielo casi anochecido con una tonalidad rosa que se niega a desaparecer del todo pero aún tardarás tiempo en dejar de sentir en tus pupilas el juego de persecución entre tonos naranjas y rojos que acabas de presenciar.

Atardecer en Ko Phi Phi